Espacio-tiempo para contagiar y compartir alegría y consciencia

miércoles, 5 de junio de 2013

MAESTRO INTERIOR


Era muy extraño, nos habían despertado de madrugada para ir a ver al Maestro antes de la meditación del alba, dijeron que debíamos prepararnos para salir de viaje tan pronto terminara la repentina audiencia, se trataba de un asunto de suma importancia y no admitía ningún tipo de demora.

¡Que contrariedad, en ese momento mi compañero de celda se encontraba en casa de su novia! Debido al último trabajo y a la intensa práctica espiritual eran contadas las ocasiones que disfrutaba del privilegio de visitarla. ¡Tenía que ser precisamente esa misma noche la que había decidido salir furtivamente del templo! Una repentina diarrea me sirvió de excusa para justificar su ausencia. El Maestro sonrió y articulando un lacónico «¡Llegó la hora!» me entregó un sobre cerrado. «Ábrelo cuando te reúnas con tu condíscipulo y confía en las instrucciones.», añadió.

Con presteza preparé el equipaje y recalé en la cocina para llenar el zurrón. Cargué lo justo y necesario para salir rápidamente a buscar al camarada. Ni me acordé de dejar a Göe en su caseta, nuestro fiel amigo, un precioso pastor alemán, que me persiguió mordisqueándome cariñosamente y sin perder el resuello hasta el final del camino.

A pesar de haberlo esperado desde el día que conocimos al Maestro, tuvimos que leer dos veces el mensaje para encajar la magnitud de la misiva: «Se cumplió un ciclo. Es hora de empezar una nueva etapa. Ya no tenéis nada que aprender de mi en términos de auto-conocimiento. Aceptad que vuestra propia luz os ilumine, no temáis zambulliros en vuestro interior. Sin miedo a veros os convertís en vuestros propios maestros. ¡Buen Viaje!»
Tarot Dixit
by Tubi Tubau & David García

2 comentarios:

  1. Göe..... :-) Buenas metáforas, buen relato!!!

    ;-)

    Iolanda

    ResponderEliminar